LIBROS EROTICOS, DESCARGAR, CUENTOS Y LIBROS GRATIS


Mirones

Relatos Gratis -- Viernes, 29 de Noviembre

Mirones

Tres horas en tren son una odisea para alguien que no acostumbra a usar con frecuencia el transporte público. No tomó café. Si el cansancio la vencía, se dejaría caer con gusto en brazos de Morfeo.

Se retocó el cuello de la camisa y tiró hacia abajo por enésima vez del ajustado pantalón. Cruzó las piernas y abrió la novela que estaba leyendo, sin embargo, esta vez, cerró los ojos tras el cristal negro de las gafas de sol y dejó que fuera su imaginación la que escribiese los renglones de la historia.

….

Un extraño ruido la hizo salir del placentero descanso que la suave vibración de la marcha le había facilitado. Gimió fastidiada y tragó saliva tratando de humedecer la reseca garganta. Abrió un milímetro la cortina de los párpados para mirar el reloj de pulsera y observar, de la forma más disimulada posible, las circunstancias del entorno. Todo seguía igual. Las mismas caras, la misma aburrida actividad y casi el mismo monótono paisaje. Todo seguía tal y como lo había dejado unos minutos antes, con una excepción.

Frente a ella, al otro lado del pasillo y en sentido contrario a la marcha, viajaban dos muchachos de unos treinta y pico años. Cuchichearon después de mirarla y uno de ellos dibujó, con las manos, algo estrecho y alargado en el lienzo del aire. ¿De qué estaban hablando?

Mantuvo, tan quiera como pudo, la posición en que había estado dormida. Ellos no sabían que tras el negro cristal de las gafas, la bella durmiente había despertado y que, la mal disimulada euforia de sus gestos, la había puesto en alerta.

Miró a los demás pasajeros buscando pistas, pero cada uno andaba a lo suyo. Lo que fuera que estuviera pasando era solo cosa de ella y de los dos chavales del otro lado del pasillo. Bajó la mirada hacia su propia camisa buscando el motivo de los cuchicheos, pero no encontró nada extraño. Estaba empezando a impacientarse. Decidió cerrar los ojos e imaginarse vista desde la posición de ellos. La cabeza ladeada descansaba sobre el reposacabezas de la forma más cómoda que encontró para dormir. Las manos las tenía apoyadas sobre el estómago con el libro sujeto entre los dedos. Se había resbalado sobre el asiente tomando una postura desgarbada y las piernas las había descruzado. Solo entonces reparó en la presión que sentía en la entrepierna. Bajó de nuevo la mirada y comprobó que la costura del pantalón se le había entrometido entre los pliegues de su vulva dibujando perfecta y ordinariamente las costuras de su sexo. Sintió como se le sonrojaban las mejillas y devolvió avergonzada la mirada hacia los chicos. Era eso, efectivamente. Ambos tenían los ojos clavados en el desnudo dibujo de su intimidad. El bochorno que se apoderó de ella la hizo sentir, a sus cuarenta, como una adolescente. El azul claro del ceñido pantalón delataba el volumen generoso de sus labios mayores. Nunca antes había reparado en tamaña magnitud, y tenía que ser ahora, en público y a la vista de dos hombres.

“El espectáculo ha terminado chicos” se dijo dos segundos antes de cerrar las piernas y uno antes de mirarlos. Cuando sus ojos se dirigieron hacia ellos con intención de dar por finalizada la función vio cómo el que estaba más cerca se acomodaba la erección. “¡Pero bueno!”. “¿Cómo es posible…?”

Abrió los ojos como platos y estuvo a punto de hacerlo también con la boca. Estaba molesta y, sin embargo, disimuló con gran dificultad una sonrisa pícara. La sorpresa le enturbió el pensamiento. ¿Estaba o no estaba enfadada? No lo supo. Tal vez porque sentía las dos cosas a la vez y no pudo sopesar cual de las dos dominaba sobre la otra. No era de buen gusto fisgonear en los genitales ajenos para deleite personal. Lo curioso es que todo aquello tenía un punto morboso que la hizo sentir satisfecha por el estímulo involuntario que estaba provocando en los dos chicos.

“¿Qué se hace en una situación como esta?” se preguntó. Estaba indisimulablemente avergonzada, pero la situación empezaba a resultarle placentera. Miró el reloj y comprobó que aun quedaban sesenta largos minutos de viaje. Tragó saliva y abrió ligeramente las piernas sin dejar de mirarlos. “Creo q vamos a divertirnos un poco antes de llegar a nuestro destino”.



Guapo de España

Noticias -- Miercoles, 27 de Noviembre

Guapo de España

En Fuengirola, el pasado sábado veintitrés de noviembre del corriente año 2013 en el Hotel Reserva del Higuerón, se celebró el concurso “Guapo de España”.

No te sorprendas. No eres el único o la única que no se ha enterado. El caso es que una servidora que, además de en el infierno tiene amigas trabajando en el hotel donde se ha celebrado el certamen, ha llegado a saber de milagro la existencia de la citada elección del hombre más atractivo de los que pisan la piel de toro.

El castellano manchego Rubén López, en el centro de la imagen colgada en Twitter, se alzó con el galardón que lo considera el más de los más guapos de España. José Manuel Ávila y Daniel Rivero, a derecha e izquierda respectivamente, son el segundo y tercero.

Y ni que decir tiene que la próxima vez que vengan a Málaga, si no pasan por Marbella llamando al timbre de quien escribe, les van a caer unos azotes en el culete que…



Mis libros

Noticias -- Lunes, 25 de Noviembre

Mis libros

Hoy no traigo noticias curiosas sobre sexualidad ni relatos eróticos con los que alterar el sistema hormonal de la concurrencia. Hoy tengo la misión de abrir las puertas de mi modesta biblioteca y presentaros, por fin, mi repertorio literario en las estanterías de Amazon.

Cuatro son los títulos que, a la derecha de estas letras, engrosan mi autoestima y dan forma a un proyecto que empezó hace tan solo doce meses y que confío en que, con la venia de los lectores, alcance horizontes lejanos.

Escribí poesía y felicitaciones navideñas como todos hacemos alguna vez en la vida. Reflexiones, cartas, canciones… Cambios frecuentes de chip que no llegaron a ninguna parte hasta que el erotismo sedujo la tinta de mi pluma.

Libros Eróticos punto info, reza en el dominio y, sin embargo, la cara de sorpresa con la que recibieron la noticia mis más allegados frenó en seco mi gozo de escritora. Retrocedí sobre mis pasos y me oculté entre las sombras. “No está bien visto que una mujer escriba esas cosas” me dijeron y me consta que es verdad pasen los siglos que pasen. Aun no he cambiado el nombre del blog por razones obvias, pero el título honorífico de “blog de literatura clandestina” haría justica.

Muchos, cientos, son los seguidores de Twitter a los que les abriría las puertas de mi casa, mi cara y mi vida. Seguidores de carne y hueso a los que mal correspondo con letras en blanco y negro. Confío en que la calidez que transmito en los libros, volviendo a la razón de este texto, coloree lo que el carmín de mis labios privados no puede.

Cuatro libros que merece la pena leer y que te recomiendo que lo hagas antes de que aparezcan nuevos títulos y se te amontone, sobre la mesita de noche, el trabajo de acompañarme en este viaje de morbo, seducción y desequilibrio químico.

Anímate y comparte tu impresión conmigo. Estoy deseando saber qué opinas de cada una de las historias que me invento.



El novio de Verónica II

Relatos Gratis -- Viernes, 22 de Noviembre

El novio de Verónica II


Todo lo bueno se divulga para consumo y disfrute de miles de personas. El vino de la casa de los restaurantes, el modelo de coche más vendido del concesionario, la ropa de moda para la primavera. Las películas se proyectan en una sala de cine atiborrada de espectadores en una orgía multitudinaria. ¿Cuánto de malo podía ser que Vero y yo compartiésemos aquel adonis? Es injusto que un hombre como Richard sea de uso exclusivo cuando somos dos las que podemos satisfacer nuestras ansias comiendo de la misma carne.

Abrí las piernas, haciéndole hueco sobre mi cuerpo. Visualicé la nevera llena de botellines de cerveza esperando impacientes que las tardes de estudio de Vero en la biblioteca de la universidad nos brindasen oportunidades a manos llenas. Le mordí, desatada, la boca con el ansia que me pedían las ganas de macho. Quise que me soltara las manos para apretar los dedos en su carnoso trasero.

Richard me miró con los ojos llenos de lujuria, pero tan lentamente que me avergoncé por el furor. Sopesé mi respiración impaciente y su lento proceder, y tragué saliva en un esfuerzo de autocontrol.

- ¿Cuánto tiempo tenemos?

- Una hora. –Respondí brevemente y enarqué las cejas dubitativa- ¿Por…?

- ¿Por qué tienes tanta prisa?

Movió las caderas frotando contra mi vulva su enorme erección y gemí por compromiso. La pregunta me acababa de dejar los pies fríos como un témpano. ¿Por qué iba a ser? Pues porque se trataba del guapísimo novio de mi amiga que, dijera lo que dijese por teléfono, podía aparecer por la puerta en cualquier momento. Porque yo era una fogosa e infiel compañera de piso que, obrando con malas artes, se había dejado caer en la tentación de la carne. Y porque estaba a punto de ser penetrada y era, a pesar del remordimiento de conciencia, lo que más deseaba en ese momento.

- Lo siento, –dije unos segundos después- Me he precipitado. -Y añadí- ¿Sabes?, no he tenido buenos maestros en esto del amor. –Y me esforcé por expresar, con cada músculo facial, mi cara de gatita tímida e inocente-.

Sonrió de aquella manera tan personal y seductora, y me besó los labios con calma.

- El sexo compulsivo es cosa de novatos. Déjate llevar…

Inspiré sintiendo cómo se destensaban todas las partes de mi cuerpo. Una extraña y placentera paz se apoderó de mí y apoyé la cabeza relajadamente sobre el cojín del sofá. Cerré los ojos como quien espera caer en un plácido sueño y sentí su aliento en mi cuello. Me acarició los pechos y lamió los pezones con dulzura. Sus manos grandes y fuertes se desplazaban con infinita ternura por cada centímetro de piel. Me besó el abdomen mientras me acariciaba las piernas. Gemí anticipando el siguiente beso, y cuando su lengua rozó mi vulva, quieta como un maniquí, lloriqueé víctima del placer infinito que inundó de sexo cada célula de mi existencia.

Bajé las manos, sin fuerza en los brazos, para acariciarle el pelo y premiar de alguna forma la destreza que me estaba demostrando con la boca. Jamás había sentido nada igual. Apreté los ojos evitando que se desbordara una lágrima. Se me confundieron los sentimientos. Estaba eufórica, exultante, impresionada. Quise llorar o gritar, gemir o chillar, pero el placer no me dejaba. Me llevé las manos a la cara y me tapé, mareada, los ojos y la boca.

- ¡Dame más! –le supliqué.

Abandonó obediente su labor en mi entrepierna y volví a sentir su cuerpo sobre el mío. Lo abracé besándole la boca con sabor a coño, hasta que sus manos me sometieron de nuevo inmovilizándome por las muñecas. Me besó el cuello y lamió el lóbulo de la oreja. Y con su voz mayúscula sentenció:

- Una cerveza no da para más. Las clases de sexo han terminado por hoy.



Sexo y deporte

Noticias -- Miercoles, 20 de Noviembre

Sexo y deporte

No voy a contarte cómo el deporte mejora el sistema inmunológico, la osteoporosis o las enfermedades coronarias. No pretendo hacer de este espacio una ininteligible panoplia de recomendaciones médicas que has oído centenares de veces de boca de los doctores, dietistas y vecinas preocupadas en la salud de los demás. Si hoy he decidido hablar de deporte es por la positiva influencia que tiene en tu vida sexual.

Un estilo de vida sano, en el que dediques dos o tres horas por semana a la práctica de algún tipo de deporte, hará que todos tus órganos mejoren su rendimiento. Pongamos por caso la elasticidad muscular, la potencia física o la amplitud pulmonar. Engrasar la máquina de nuestro cuerpo con un poco de ejercicio hará que todo su engranaje funcione mejor y que a la hora de cumplir en la cama… todo sea miel sobre hojuelas. Ya sabes a lo que me refiero. No hay nada que moleste más a una mujer que un calambre inoportuno en los gemelos o un dolor lumbar que impida continuar con la que estaba siendo la postura divertida de la noche.

Ya sé que andarás, a estas alturas del texto, buscando escusas con las que dejar de lado la persecutoria manía del deporte. Pero si quieres mejorar personal y colectivamente en las relaciones de pareja, no te queda más remedio que empezar a preocuparte de poner a punto el fórmula 1 que tienes cuerpo.

Hazme caso y hazte un favor. La satisfacción sexual está en juego y, como dije antes, solo va a llevarte dos o tres horas a la semana. ¿Te lo vas a pensar? Yo desde luego no lo hago.



Don Jon

Noticias -- Lunes, 18 de Noviembre

Don Jon

Llega a todas las salas de cine españolas, Don Jon, la última película de la guapísima Scarlett Johansson. Aunque me consta que está acaparando, como en ella es habitual, las miradas de los cinéfilos, la joven actriz neoyorquina comparte protagonismo con el atractivo Gordon Levitt, uno de los muchos chicos guapos que pueblan las ciudades de las películas americanas.

La comedia, con pinta de hacernos pasar una amena y divertida tarde de otoño, nos cuenta la historia de un seductor cualificado física y verbalmente para cautivar y llevarse a la cama a las más guapas mujeres con las que se cruza, pero incapaz de disfrutar de las relaciones carnales aunque se trate de la más sexy de las rubitas de turno.

Scarlett, agraciada donde las haya, descubre por accidente que lo que de verdad hace disfrutara su novio son las películas porno. (Todo parecido con la realidad es pura coincidencia, pero esta afinidad de los hombres para con el cine X me resulta familiar). Y hasta aquí puedo leer… El resto del erótico melodrama tendrás que descubrirlo en la sala de cine más cercana.

Aunque no quiero dejar pasar la oportunidad de poner un punto sobre la “i” de la erección de los que estilan comportamientos semejantes al de Don Jon. La solución a parafilias de este tipo tal vez la tenga la señorita Ferrer, protagonista del relato Nº 12 de los que participan en el concurso de Relatos Eróticos de Dolcelove.es. "Ella, para evitar la bajeza del contacto visual directo, gusta de mirar a sus parejas sexuales filtradas a través del espejo y observar, simplemente, cómo le comen el coño a otra".

Concurso que, a propósito y por segundo postdata consecutivo, recomiendo encarecidamente que sigáis, votando por una servidora si es que finalmente se presenta o, en su defecto, por algún otro de los buenísimos textos que podéis leer en el blog.



El novio de Verónica

Relatos Gratis -- Viernes, 15 de Noviembre

El novio de Verónica

Me miré al espejo de la entradita de casa, mordiéndome la uña del dedo gordo de la mano derecha. Hacía solo cinco minutos que Vero, mi compañera de piso, me había llamado por teléfono para explicarme que, por no sé qué historia de unos apuntes, aun tardaría en volver de la universidad dos horas más. Su novio, sin embargo, acababa de llamar al portero del edificio preguntándome por ella y lo invité a subir a esperarla. Mentí descaradamente diciéndole que llegaría en solo unos minutos.

Me miré a los ojos fijamente sopesando la travesura. Sabía que era su novio, pero… es tan guapo que la idea de poder estar a solas con él me erizó la piel. Noté cómo se me endurecieron los pezones y, como a una tímida quinceañera, se me sonrojaron las mejillas del sofoco.

A penas tardaría unos segundos en subir las escaleras hasta la segunda planta. Tenía unos segundos para cambiarme de ropa y ponerme atractiva para él. Pensé en mi compañera y en lo que nos diferenciaba físicamente para poder seducirlo. Vero es una venezolana guapísima. El carácter latino que la define enamora de un solo vistazo. Su piel canela, los ojos negros y un acento acaramelado, embruja a los hombres dejándolos sin voluntad. La curva de sus caderas y el volumen generoso de sus pechos hacen de ella una mujer espectacular.

Elegí un pantalón vaquero corto y ajustado, y zapatos de cuña para moldear la figura de mis largas piernas. Una camiseta ceñida daba buena cuenta de mi cintura estrecha y los pechos menudos. Alboroté mi pelo rizado, ligeramente humedecido con espuma para dar un aspecto más agresivo. Me miré al espejo segura de mi misma en el mismo instante en que sonó el timbre.

Richard no es un hombre para enamorarse de él, es un hombre para volverse definitivamente loca. La piel blanca y los ojos claros delatan el origen germano de sus genes. Su estilo agresivo, la seriedad de su expresión y los cuarenta años que evidencian sus primeras arrugas, alteran las hormonas de una adolescente como yo.

Abrí la puerta y me hice a un lado para dejarle pasar solo con mi actitud. Me miró interrogativo e intervine para que no se quedara en la puerta.

- Pasa y ponte cómodo.

Avanzó unos pasos y, cuando estuvo a mi lado, me besó cariñosamente en la mejilla en un gesto que me desarmó.

- ¿Quieres… –señalé hacia la cocina sin rastro del lenguaje con el que expresar lo que quería decirle- beber algo? –Dije al fin-.

- ¿Hay cerveza?

Afirmar me resultó más fácil que abrir la boca. Me di media vuelta y dirigí mis pasos hacia el frigorífico. Cogí también el abridor y al volver, me senté en el otro extremo del sofá. Lo miré, sosteniendo el pulso de aquellos ojos y abrí la botella. Extendió su brazo hacia mí, pero antes de entregársela bebí un buen trago y pregunté:

- ¿Crees que a Vero le importará si tomamos juntos una cerveza?

Sonrió levemente sin dejar de mirarme mientras asentía con la cabeza. Tuve la certeza de que era consciente de mi engaño y me recosté, casi tumbada, insinuando mi predisposición a hacer lo que los dos estábamos pensando.

Se incorporó para quitarse la chaqueta de cuero negro y, para mi sorpresa, también se despojó de la camisa. Se acercó, tumbándose sobre mí sin titubeos. El corazón multiplicó por mil las pulsaciones cuando sentí su cuerpo sobre el mío. Me besó el cuello y noté la barba de tres días raspando de masculinidad mi fina piel. Me atrapó las muñecas para impedir que me moviera y gemí de placer y excitación. Me mordió la oreja con habilidad y experiencia, haciéndome desesperar y antes de cambiar de tercio derramó su aliento sobre mi oído:

- Prometo no decirle nada a Vero si de vez en cuando me invitas a tomar otra cerveza.



Ruta de la tapa erótica

Noticias -- Miercoles, 13 de Noviembre

Ruta de la tapa erótica

Fiel a la cita de los últimos años, Fuengirola, por quinto año consecutivo, está celebrando la edición de la “Ruta de la tapa erótica”.

Desde el pasado día uno de noviembre y hasta el próximo diecisiete, todo aquel que se acerque a la maravillosa localidad costasoleña podrá degustar, en los setenta y ocho establecimientos adheridos al evento, exquisitas y provocativas tapas.

El mimado diseño de cada una de ellas insinúa, sugiere o esboza formas que seguro no sueles llevarte a la boca en presencia de tanta gente. (Aunque… qué saben los demás lo que cada uno de nosotros come en la intimidad o en público). Una tapa con forma genital y una bebida pueden ser tuyas por solo dos euros. Ni que decir tiene que está permitido repetir o, en función de las preferencias personales, comerlas de dos en dos. Yo tengo una amiga que si te dijera… Pero mejor no te cuento las mezclas que hace.

Algunas de las más divertidas creaciones que puedes encontrar este año tienen nombres tales como “Relaxin tapa in plaza Constitución”, “Mojando el churro”, “La abuela también tiene ganas” o “Tiramisú erótico” entre otras muchas.

Puedes conseguir, si te apetece, un “pasaporte del tapeo” que te sellarán en cada establecimiento y con el que, si consigues diez o más, entraras en el sorteo de grandes premios.

Para mí, como malagueña de pura cepa, es un honor usar este espacio del blog para invitar a todo el mundo a pasar un fin de semana en mi tierra, disfrutar del sol, la playa, la gente y, como es el caso, de un rato de diversión y picardía en la, cada día más famosa, “Ruta de la tapa erótica” de Fuengirola.



Estimulación del clítoris

Noticias -- Lunes, 11 de Noviembre

Estimulación del clítoris

Uno de los errores más comunes en los hombres es el de acudir al clítoris de forma precipitada.

Los hombres más valorados en la cama son aquellos que viajan por el cuerpo femenino a la velocidad que les pide la chica. Ni más ni menos. Dejarse llevar por la excitación propia conduce en muchos casos, dada la presurosa forma de manifestarse el ardor masculino, a errores por incompatibilidad de ritmos.

El clítoris es el gran perjudicado. Cuando las caricias, besos y roces han mimado cada centímetro del cuerpo de la mujer, el clítoris espera impaciente su turno. Sin embargo, cuando el contacto con el mágico botoncito llega antes de lo normal, la sensación es molesta e incluso dolorosa. Da igual si se trate de las manos o la lengua, el contacto solo será de un placer infinito cuando la fogosidad y necesidad así lo exijan.

Sucede con frecuencia que es la chica la que trata de adaptarse al ritmo vertiginoso del chico para no romper el equilibrio que se ha impuesto en el momento intimo de la pareja. Ellas, incluso llegan a adaptarse y a disfrutar del momento, pero el orgasmo en esas circunstancias no será de los que enmarquen entre los diez mejores de su historia.

No tengas prisas, si eres chico, y deja madurar el ardor de la entrepierna de tu chica. El clítoris es una herramienta muy importante para su gozo, pero tienes que saber usarla con picardía. La estimulación de las zonas erógenas tienen una jerarquía. En lo más alto de la pirámide de la mujer está, como si de un trofeo se tratase, la lentejita que la hará disfrutar de ti solo si sabes hacerla palpitar como se merece.



Dejándome seducir

Relatos Gratis -- Viernes, 8 de Noviembre

Dejándome seducir

Supe desde el primer momento las intenciones con las que Laura vino aquella tarde a mi casa. Es atractiva, encantadora y bisexual. Lo que pasó, no fue solo porque ella quiso. Fui yo la que, consciente en todo momento de la deriva hormonal, se dejó llevar.

Tomamos un café y, como siempre, hablamos de las últimas compras: faldas, camisas, tacones… Cosas de chicas que siempre acaban con la cama llena de trapos y nuestros cuerpos frente al espejo luciendo modelitos.

Aquella tarde no fue una excepción, aunque todo transcurrió de forma diferente.

Del café pasamos al armario, y del armario a la cena. En su compañía las horas pasan volando y, en un abrir y cerrar de ojos, la noche se nos había echado encima. Preparamos pescado y abrimos una botella de albariño de las Rías Baixas.

Laura es una mujer atractiva. Delgada y seductora, alocada y atrevida, morbosa y descarada. Sus ojos, reflejan un alma divertida y llena de picardía. Sus labios, carnosos y sensuales, invitan, incluso a mí, a cerrar los ojos y pecar.

Estando con ella, los roces entre ambos cuerpos son una constantes. Sus manos se deslizan con habilidad por tu cintura, el trasero, las piernas, los pechos, el cuello… Estando con ella, es imposible mantener la calma. Te envuelve como un aire cálido que invita a desnudarse.

En muchas otras ocasiones, me ha encendido de tal manera que he acabado, desesperada, hablando de hombres, sexo y orgasmos. Pero aquella noche la segunda copa de vino me aclaró la mente. La correspondí.



Psicología femenina

Noticias -- Miercoles, 6 de Noviembre

Psicología femenina

Unos alumnos de la universidad canadiense de McMaster han publicado el resultado de un estudio sobre psicología, neurociencia y comportamiento. Ochenta y siete han sido las mujeres que se han sometido a la prueba que consistía en hacerlas oír voces masculinas a las que se les manipulaba electrónicamente el tono de voz. El resultado de los días de estudio los ha llevado a la conclusión de que a las féminas nos gustan más los hombres con la voz grave.

Sé que habrá quien no me dé la razón, pero las mujeres no somos tan difíciles como acostumbran a decir las malas lenguas. Los cánones establecidos tradicionalmente como masculinos gustan, salvando la excepción, a un alto porcentaje de chicas.

Es cierto que no somos matemáticas puras, pero tan complicadas como para encerrarnos en un laboratorio y someternos a sicofonías para ver las caritas que ponemos, me parece poco ortodoxo.

Además, estoy completamente segura de que con la respuesta de la primera de las voluntarias a las que sometieron a la prueba hubiesen tenido bastante para llegar a la misma conclusión. En fin, allá ellos.

Por cierto que, otro de los resultados de la investigación asegura que, dato importante para todas nosotras, estos hombres con voz masculina y grave son más fiables que los demás. Más fieles, nobles y honrados, por lo que son los primeros en desaparecer del mercado. Fíjate lo que sabemos las mujeres sin necesidad de estudios universitarios de psicología, neurociencia y comportamiento.



Escuela de sexo

Noticias -- Lunes, 4 de Noviembre

Escuela de sexo

Hace unos días, por teléfono, una voz de mujer, en ruso, me soltó una perorata ininteligible de la que sólo pude sacar en claro Moscú, San Petersburgo y Moldavia. El monólogo duró varios minutos durante los que guarde por respeto un silencio sepulcral, pero al cabo de los cuales dije “yes” y, con suavidad y cara de boba, presioné el botón rojo de mi Smartphone y seguí a lo mío.

Pasé unas horas sin poder quitarme de la cabeza el run run de la conversación y, de repente, recordé también el sonido de la palabra Seks. Y lo que son las cosas, escribí en google el nombre de las tres ciudades acompañadas de esta última y… Sorpresa!!

Ekaterina, la que me habló tan amigablemente, se ve que, impresionada por la belleza de mi blog, me eligió entre miles de candidatas para publicitar su centro de entrenamiento. Lo malo es que, como no la entendí, no pudimos llegar a ningún acuerdo.

Como veo, por la cara que pones, que no me crees, voy a dejarme de bromas y a contar la noticia tal cual es. La verdad de la verdad es que Ekaterina ha abierto en distintas ciudades rusas academias o centros de entrenamiento para mujeres. Son doce las asignaturas que se imparten, aunque las que atiborran las clases hasta la bandera son las de sexo oral y garganta profunda.

El acceso a los hombres está terminantemente prohibido. El único acompañante permitido de las alumnas es un pene de látex con el que practicarán, durante las tres largas horas que dura la clase, hasta mejorar sus habilidades bucales.

Lo cierto es que andan buscando sede en España para abrir sucursales y algo me dice que no será conmigo con quien se pongan en contacto para su expansión laboral pero, valga la broma inicial para decirles que, si hay algo que pueda hacer por ellos, detrás de cada una de estas palabras, presta y dispuesta, se encuentra esta humilde servidora.



Algo nuevo

Relatos Gratis -- Sábado, 2 de Noviembre

Algo nuevo

- ¿Que tal? –le preguntó su chico diez segundos después de que ambos cuerpos explotasen simultáneamente en un compenetrado orgasmo-.

- Bien, bien. Sabes que bien –aun no había recuperado el aliento-. Ya sabes que siempre me gusta. –Era cierto lo que decía pero el tono en el que habló dejó una duda flotando en el aire-.

Marcos giró la cabeza hacia su chica pero aquella no le correspondió. Gema tenía la vista perdida mientras su imaginación dibujaba en el techo del dormitorio algo que no sabía cómo explicar.

- ¿Sucede algo?

- No –negó sin rodeos con aquella forma tan extraña de decir que sí-.

Las miradas siguieron sin corresponderse durante varios eternos segundos, hasta que ella se decidió a abrir la boca.

- Deberíamos… -extendió ambos brazos, mostrando con sinceridad las palmas de las manos- hacer algo nuevo.

Marcos levantó una ceja en una expresión interrogante. Miró hacia la caja de cartón que había junto a la cama y señaló, sin decir nada, la colección de consoladores de la que disponían. Condones estriados, aceites de masaje, tapones anales, anillos vibradores y penes de todos los tamaños configuraban un mundo de juguetes íntimos que abarcaba un amplio abanico de perversiones.

- ¿Algo nuevo? Tenemos de todo –se respondió a sí mismo abrumado por la evidencia-.

- No me refiero a eso… Me refiero a…

Marcos hizo, en vano, un gran esfuerzo intelectual por anticiparse a las palabras de su chica. Repasó mentalmente los últimos artículos que habían recibido de Sexboxes.es, Eroticsecrets.es o de mysexshops.com. Tenían lo mejor de cada casa en aquella caja inmensa, pero ella pensaba que era insuficiente.

- Pues… tú dirás –dijo al fin, dándose por vencido-.

- Creo que ha llegado el momento de... -se detuvo un instante y miró a Marcos. Estaba segura de lo que deseaba, pero tragó saliva antes de decirlo- Digo que... quiero meter a alguien más en nuestra cama. Quiero hacer un trío.



LIBRERIA EROTICA


PVP: 0,90 €
COMPRAR

PVP: 0,90 €
COMPRAR

PVP: 0,90 €
COMPRAR

PVP: 0,90 €
COMPRAR

PVP: 0,90 €
COMPRAR

PVP: 0,90 €
COMPRAR

PVP: 0,90 €
COMPRAR



MAS RELATOS GRATIS

- Inicio
- Relatos de Junio de 2013
- Relatos de Julio de 2013
- Relatos de Agosto de 2013
- Relatos de Octubre de 2013
- Relatos de Noviembre de 2013
- Relatos de Diciembre de 2013

Todos los derechos reservados -- Libros eroticos